22.1.18

Else Lasker-Schüler. Reconciliación

Una gran estrella caerá en mi seno...
Vamos a velar durante la noche,

Rezaremos en los lenguajes
Que están tallados como arpas.

Vamos a reconciliarnos durante la noche...
Tanto sobreabunda Dios.

Niños son nuestros corazones,
Dulcemente cansados, querrían reposar.

Y nuestros labios quieren besarse,
Por qué vacilas?

No limita mi corazón con el tuyo...
Siempre tu sangre da color rojo a mis mejillas.

Vamos a reconciliarnos durante la noche,
Si nos acariciamos, no morimos.

Una gran estrella caerá en mi seno.




De "Baladas hebreas y otros poemas"
    

21.1.18

Mascha Kaléko. El tiempo está parado

El tiempo está parado
somos nosotros los que transcurrimos.
Y si vamos lanzados en el tren nos parece
que casa y tierra y hatos que allí pastan
se escapan de nosotros como espectro.
Alguien saluda y luego, como en sueños, se esfuma,
con casa y tierra, con farola y árbol.

También así el paisaje de la vida se mueve,
dejándonos atrás, hacia otra estrella
y en su mismo acercarse se nos está alejando.
En vano pretendemos detenerlo,
bien sabemos que todo es sólo un espejismo.

El paisaje se queda, en tanto nuestro tren
deja atrás esas millas que ha medido.

El tiempo está parado.
Somos nosotros los que huimos.





De "Tres maneras de estar sola"

20.1.18

Hiromi Kawakami. El cuerpo y la mente son inseparables...

El cuerpo y la mente son inseparables, una misma cosa.
Lo aprendí cuando Uchida y yo empezamos a acostarnos juntos. Al principio estaba convencida de que nuestra relación sólo estaba basada en lo físico. Fue entonces cuando dejé escapar un "te quiero" como un caramelo que salió rodando de mi boca. Se me había escapado sin querer, justo antes de alcanzar el orgasmo. Aunque no estaba del todo segura del significado de las palabras "te quiero", me salieron con naturalidad. Dentro de mi cabeza, mi otro yo se sorprendía de haberlas dicho. Sin embargo, mi boca ya las había pronunciado.


De "El insecto dios"
En el libro "Abandonarse a la pasión"
    

19.1.18

Maria Wine. Paz

Duermo sin dormir
vivo en tu soledad
con mi soledad
Una cosa es cierta
y es que dos juntos
son y serán uno-más-uno
Y también que este más
nunca será un menos

Espero respuesta
luz o tinieblas
El llanto está cerca
está siempre preparado
La alegría acostumbrada a la desilusión
vela un poco más lejos
Veremos
quién llega primero

Me duele
mostrarte que me duele dentro
Reprimo mi necesidad de queja
pienso en rojo
aunque voy de negro

Hago zapatillas de musgo para los dos
y la sombra de una caricia que nunca recibí
me la lavo
con los recuerdo de otras caricias

Navego por un río somnoliento
Mi cuerpo es mi barco
Pequeñas olas me acunan
El cielo es un retrato tuyo
Descanso con los brazos en cruz
Descanso en paz.

[Lövsus i moll, 1979]


De "El eco"
    

18.1.18

Louise Bogan. El poeta debe perseverar

El poeta debe perseverar en el reconocimiento de las dificultades de su tarea, no menos que de sus recompensas. En una época de general pesimismo, no debe avergonzarse de su íntima alegría, ni debe tampoco dar fe a los edictos y manifiestos de negociantes, filósofos, historiadores o combatientes. Mucho mejor para él será que atienda a la voz animosa de Marcel Raymond, inteligente crítico moderno, cuando dice: "Sostener que la poesía no tiene apenas influencia en nuestro tiempo es cegarse a la evidencia de que, a partir del romanticismo, y en particular desde 1912 hasta 1927, el poeta ha ejercido a menudo un papel de vigía. Es cierto que su poesía tiene escasos lectores y que a veces ella misma los desanima; sin embargo, esta poesía registra las menores alteraciones de la atmósfera, hace el gesto que otros imitarán y desarrollarán (escritos que serán leídos y premiados) y es la primera en pronunciar la palabra esperada".


Del ensayo "Poesía norteamericana 1900-1950"
     

17.1.18

Anne Brontë. Night*

Noche

Me encanta la silenciosa hora de la noche,

En la que que los dichosos sueños pueden presentarse,
Revelando a mis ojos encantados
Lo que no pueden bendecir mis ojos despiertos!
Y entonces una voz puede hacer llegar a mi oído
Aquello que la muerte hace tiempo silenció;
Y pueden aparecer esperanza y éxtasis
En lugar de dolor y soledad.

Frío en la tumba durante años ha yacido

A quien ver mi dicha fue,
Y sólo los sueños pueden traer de nuevo
Al querido de mi corazón junto mí.



Night

I love the silent hour of night,
For blissful dreams may then arise,
Revealing to my charmed sight
What may not bless my waking eyes! 
And then a voice may meet my ear
That death has silenced long ago;
And hope and rapture may appear
Instead of solitude and woe. 

Cold in the grave for years has lain
The form it was my bliss to see,
And only dreams can bring again
The darling of my heart to me. 


16.1.18

Victoria Ocampo cita a Susan Sontag

"Toda mujer ya 'liberada' que acepte con complacencia su situación de privilegio se hace cómplice y participa de la opresión de las demás mujeres. De esto acuso a la gran mayoría de las que han hecho una carrera en las artes y las ciencias, en las profesiones liberales y en la política."


Susan Sontag






De "Susan Sontag y una encuesta"
De "Testimonios. Décima serie: 1975-1977"
   

15.1.18

Carmen Martín Gaite cita a Carolina Coronado

Siendo aún casi una niña, Carolina Coronado traducía así su bloqueo frente a la letra escrita:

   Yo me siento violenta y comprimida,
   como el niño que hablar quiere y no sabe;
   una cosa en mi alma está escondida,
   vivo abrumada por su peso grave.
   Un concierto suave
   escucho en mis sentidos,
   cual si dentro de mí hubiera sonidos.

Cómo poner concierto a esa algarabía confusa de sonidos, sofocados en el mismo momento en que intentan encontrar la puerta de la jaula que los aprisiona? Lo que estaba preguntando la poetisa romántica era: A qué reglas dialécticas tengo que atenerme? Porque no lo sabía.


De "Desde la ventana"

14.1.18

Erica Jong sobre Anaïs Nin

Las generaciones futuras la descubrirán con el mismo entusiasmo que sentimos nosotras al descubrir a Virginia Woolf, a Colette, a Simone de Beauvoir, a Edna St. Vincent Millay, a Jean Rhys, a Zora Neale Hurston, a Angela Carter, a Sylvia Plath y a Anne Sexton.
Otorgará confianza a aquellas escritoras que necesiten validar un tema propio en su obra.



De "El incesto y Anaïs Nin"

En el libro "Qué queremos las mujeres"
    

13.1.18

Friederike Mayröcker. 5. con Scardanelli

En el fondo de tu boca, entonces
cuándo sabe la golondrina que llega la primavera
de noche rascas tú como lluvia en mi ventana yo
tendida despierta pienso en las medianoches abrazadas
a las tardes, hace muchos años esas bolas brillantes las
ovejas en el prado del oscuro cielo


De "Scardanelli"